La venida del Espíritu Santo

La venida del Espíritu Santo

Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.

 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;

 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.

 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

 Moraban entonces en Jerusalén judíos, varones piadosos, de todas las naciones bajo el cielo.

 Y hecho este estruendo, se juntó la multitud; y estaban confusos, porque cada uno les oía hablar en su propia lengua.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Visitantes :  contador de visitas