Nadie

lulu   Nadie

Nadie:  alcanza la Meta con un solo intento; ni perfecciona la Vida con una sola rectificación; ni alcanza Altura con un solo vuelo.

Nadie:   camina la vida sin haber pisado en falso muchas veces.

Nadie:  recoge cosechas sin probar muchos sabores, enterrar muchas semillas y abonar mucha tierra.

Nadie:  mira la vida sin acobardarse en muchas ocasiones; ni se mete en el barco sin temerle a la tempestad; ni llega al puerto sin remar muchas veces.

Nadie:   siente el Amor sin probar su lágrimas; ni recoge rosas sin sentir sus espinas.

Nadie:  hace obras sin martillar sobre su edificio; ni cultiva amistad sin renunciar a sí mismo; ni se hace hombre sin sentir a Dios.

Nadie:  llega a la otra orilla sin haber ido haciendo puentes para pasar.

Nadie:  deja el Alma lustrosa sin el pulimento diario de Dios.

Nadie:  puede juzgar sin conocer primero su propia debilidad.

Nadie:  consigue su ideal sin haber pensado muchas veces que persiguía un imposible.

Nadie:  reconoce la oportunidad hasta que ésta pasa por su lado y la deja ir.

Nadie:  encuentra la Fuente de Agua de Dios hasta caminar por la sed del desierto.

Nadie:  deja de llegar a su Meta, cuando se tiene la claridad de un don, el crecimiento de su voluntad, la abundancia de la vida, el poder para realizarse y el impulso de Dios.

A tí, oh Jehová, levantaré mi alma.

(Salmos 25:1)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Visitantes :  contador de visitas