Consuelo para los Deprimidos

deprimido

Consuelo para los Deprimidos

Hay consuelo para aquellos que están Deprimidos; hay esperanza y un mejor camino.

Ese camino es Dios, ábrele tu corazón y dile todas tus penas y todo tu pesar, que El te escuchará y comprenderá lo que tu alma y tu espíritu hoy siente.

Dios es mayor que nuestro corazón y conoce todas las cosas; sabe tus circunstancias y tus preocupaciones. Cuando crees que solo estás, no sabes que El contigo está.

Nuestro amoroso Padre Celestial, no sólo ve nuestros pecados y errores; sabe que hay circunstancias atenuantes, está enterado de nuestro curso de vida y nuestros motivos e intenciones.

También sabe que hemos heredado el pecado, la enfermedad y la muerte y por eso tenemos grandes limitaciones.

Dios se conduele de todo los que nos pasa, de nuestras situaciones deplorables y en despliegue de compasión toma en cuenta que somos débiles.

Dios es misericordioso y benévolo, tan lejos como está el naciente del poniente, así de lejos ha puesto de nosotros nuestras transgresiones.

Pues El conoce bien la forma de nuestro espíritu y de nuesta alma y se acuerda que somos polvo.

Verdaderamente nuestro Dios es un Dios misericordioso y nos extiende una invitación, de arrojar nuestras cargas y nuestros pesares sobre El.

Sin duda EL puede revivificar el corazón de los que sufren, por eso debemos pedirle a Dios en forma de Oración.

Por medio de la Oración, le podemos pedir por nuestras aflicciones y preocupaciones; darle todas nuestras inquietudes, porque El se interesa por nosotros como sus hijos.

Sí, mediante la Oración las personas pueden acercarse a Dios y disfrutar de la paz que sólo El sabe dar, y que supera todos los pensamientos y sentimientos.

No obstante el Deprimido puede hallar consuelo y esperanza en la lectura de la Palabra de Dios, que nos dará esperanza segura de que se eliminará permanentemente todas las enfermedades humanas del alma y del corazón.

Dios nos promete limpiar todas las lágrimas de nuestros ojos, sólo hay que abrirle nuestro corazón y dejarlo entrar, para así encontrar su amor y su paz. Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará en mí. (Salmo 40:17)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Visitantes :  contador de visitas