La Madre Anciana

ancianas

Las Madres, no siempre tienen

juventud y fortaleza.

llega un tiempo que envejecen,

y es entonces que aparecen

las canas en su cabeza.

De tanto y tanto luchar

se encuentran desfallecidas.

ya no pueden trabajar,

y alguien las ha de cuidar

Y cuando tu Madre envejeciere,

NO la menosprecies.

(Proverbios 23: 22)

en el Final de sus Vidas.

Si ellas han sacrificado

lo mejor de su existencia,

razón es, que el hijo amado

se encargue de su cuidado

en justa correspondencia.

¡Qué triste es ver a una Madre

por sus hijos despreciada!

Gesto ruín y cobarde,

del cual aún hacen alarde

ante la desventurada.

Una Madre no merece

un trato tan vergonzoso,

pués aunque ella envejece,

su Amor brilla y resplandece

sublime y maravilloso.

Un hijo debe cuidarla

con respeto y con cariño;

y al hacerlo, entendería

lo que su Madre sufría

cuando él era un tierno niño.

El respetar a una Madre

es filial obligación.

no son lógicas razones,

sino un deber que lo imponen

las leyes del corazón.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Visitantes :  contador de visitas