La Vida Central de Todos los Tiempos

paisaje

La Vida Central de Todos los Tiempos

Nació en una oscura aldea, hijo de una mujer campesina.  Creció en otra aldea, donde trabajó como Carpintero hasta la edad de 30 años.

Entonces Enseñó, Predicó y Sanó a toda Enfermedad y toda dolencia.  Nunca escribió un libro.  Nunca tuvo una Oficina.  No estableció una Familia ni poseyó un Hogar.  No fue a la Universidad.  Nunca visitó una ciudad grande.   Nunca viajó a más de 320 kilómetros del lugar de su nacimiento.  Nunca hizo  ninguna de las cosas que se asocian usualmente con la grandeza.

Jamás presentó Credenciales, porque no las tenía; El era su propia credencial.  Había llegado apenas a los 30 años cuando la corriente de la opinión pública se volvió en su contra.

Sus amigos huyeron.  Fue entregado a sus enemigos y se le sujetó a la farsa de un juicio.  Fue clavado en una Cruz, entre dos ladrones.

Mientras agonizaba, sus verdugos echaban suertes sobre sus ropas, única propiedad que tuvo en este mundo.  Cuando murió, fue depositado en una Tumba prestada, Gracias a la piedad de un amigo.

Casi 20 Siglos han pasado, y ahora es la Figura Central de la raza humana, y guía del progreso del hombre.

Ni todos los Ejércitos que han marchado, ni todas las Escuadras que hayan navegado, ni todos los Parlamentos que hayan sesionado, ni todos los Reyes que hayan reinado, puestos juntos, habrán afectado la existencia del hombre sobre esta Tierra, como lo ha hecho esa Unica Vida Central de todos los Siglos.

Su nombre:    Jesucristo

 Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar.  Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar.  Este mandamiento recibí de mi Padre.  (San Juan 10:17-18)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Visitantes :  contador de visitas