Puerto Rico y la Florida

Puerto Rico y La Florida

 9 Noviembre 2012

 – Sueño de María (EU)

Dios los bendiga, mi nombre es María, vivo en Estados Unidos.

En Noviembre 9 del 2012 estuve en ayuno como el Señor me lo pidió y en uno de esos días Él me reveló en sueños como yo iba bajando por un camino y a lo lejos alguien predicaba. El Espíritu Santo me tocó y el Señor comenzó a hablarme donde me decía que me llamó a liberar a los presos, a sanar a los enfermos y a quitarles las vendas a los ciegos.

El Espíritu Santo me tocó más fuerte y caí al suelo vi un mapa que me mostró el Señor, era el Mapa de Puerto Rico, Y Toda La Florida y le dije:  “Señor por qué me muestras esto” y me dijo “Porque Algo Grande Viene Para Puerto Rico Y La Florida, Ya Que No Han Querido Escucharme, Han Preferido A Otros Dioses Y Han Pecado Contra Mi”.

Fui tocada por el Espíritu Santo y empecé a moverme mucho en el suelo y el Señor me dijo “Temblará la tierra como un ebrio y será removida como una choza y se agravará sobre ella su pecado y caerá y nunca más se levantará”. (Isaías 24.20)

Le envié esta Revelación a una iglesia en Puerto Rico pidiéndole que oraran mucho porque el juicio está cerca. Ya he tenido muchas revelaciones y se han cumplido solo pido a Dios misericordia para Puerto Rico y la Florida.

En el año 1999 tuve una revelación de dos Torres que caían una encima la otra y los carros estaban con las gomas para arriba y la calles estaban rotas; entonces ocurrió los de las Torres Gemelas.

En ese mismo año soñé que iba por un camino con mucha gente y oía una voz fuerte quejándose y le pregunté al que iba al frente qué era eso y me dijo “Las lamentaciones que vienen” y miré y vi un gigante salir del mar y era él quien se quejaba.  Fue cuando pasó lo del Tsunami; y así han sido las revelaciones; en el 2007 soñé que una ola gigante se metió a Puerto Rico y en una montaña había gente en una casa orando y pidiéndole misericordia a Dios, la gente no quiere escuchar, solo en las Iglesias hablan de bendición, de paz, pero no anuncian la llegada de nuestro Señor; están cómodos en las iglesia y no quieren salir a llevar la palabra mientras las almas se pierden por falta de conocimiento.

Dios lo bendiga mucho y oremos porque las personas abran sus ojos y oídos a lo que Dios quiere decirle. Amén.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Visitantes :  contador de visitas