Maestro(a)

libros

Tu esfuerzo no lo paga

el jornal que te ganas.

Ser Maestro o Maestra

es quehacer Misionero

y quehaceres así,

no los compra el dinero.

Tu mayor recompensa

cuando ya peines canas,

estará en ver de nuevo

unas canas lejanas,

que aprendieron contigo

a forjar el mañana.

Maestro de mi patria,

permite que te diga

que el Supremo Maestro

tus desvelos bendiga.

 

¡Maestro siéntete orgulloso de tu misión!

estudio

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Visitantes :  contador de visitas