Yeshua Ha Mashiaj

<Atrás>

Yeshua ha Mashiaj

 Coming soon

El profeta daniel profetizó que 483 años luego del 14 de marzo de 445 a.c. el mesías vendría. (daniel 9:25, 26).  Jerusalén y el templo fueron destruidos en el año 70 d.c. por el general romano tito.  Los judíos mesiánicos creen en el antiguo testamento (tanakh) y el nuevo testamento (b’rit hadashah), en ser palabra inspirada, sola e infalible con autoridad del adonai.  Creen que hay un solo dios, que eternamente existe como:  dios el padre (yehoshua el messiah – jesús el mesías), dios el hijo y el espíritu santo (ruaj hakodesh).  Creen que yehoshua es ambos el mashiach ben yosef (sirviente sufrido) en su 1ra venida y el mashiach ben david (el rey en gloria) en su pronto regreso en su 2da venida visible).  Creen en la resurrección de los muertos, ambos los salvados y los perdidos.  Los justos serán salvados para vida eterna mientras que los ímpios para vergüenza y confución perpetua. (daniel 12:2).  La torah es ley.  La ley es más allá de los 10 mandamientos.  Son unos 613 en la torah y más de 1,000 en el b’rit hadasha.

La muerte del mesías fue “profetizada” y que sería entregado por los líderes religiosos (sacerdotes-mateo 26:57) – no por el pueblo que lo amaba – y asesinado por los gentiles.  ¿cómo es posible que por 2,000 años toda la culpa haya caído sólo a los pies del pueblo judío?  Satanás no habiendo logrado su propósito con el mesías se dió a la tarea de difamar al pueblo de dios por los cuales el “mesías yeshua” vino a morir como cordero pascual (isaías 53).  Nadie le quitó la vida, sino que él mismo puso su vida para volverla a tomar (juan 10:17-18).  Estamos en la era del mashiaj esperando el toque de la final trompeta (shofar) donde serán trasladados al cielo los que acepten a jesucristo como el mesías, el hijo del dios viviente y como el salvador personal en sus vidas.  El día del señor está cercano. Y juntos podamos decir: baruj ha bah ha shem adonai  (bendito el que viene en el nombre del señor). ¡maranatha!

Por eso me ama el padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo de mi mismo la pongo.  Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar.  Este mandamiento recibi de mi padre. (juan 10:17-18)

Porque perros me han rodeado, me ha cercado cuadrilla de malignos; horadaron mis manos y mis pies.  (salmos 22:16)

Di mi cuerpo a los heridores, y mis mejillas a los que me mesaban la barba; no escondí mi rostro de injurias y de esputos.  (isaías 50:6)

He aquí, llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a tí, por causa de jehová tu dios, y del santo de israel que te ha honrado.  (isaías 55:5)

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Visitantes :  contador de visitas