The Simpsons

<Atrás>

 The Simpsons
(desintegración moral y espiritual)

los simson

 James l. Brooks =  creador de los personajes de los simpsons en el 1987.  Los dibujó sobre papel amarillo y les puso los nombres de su propia familia.

 Homero =  padre torpe, atolondrado. Glotón, bebedor y mal hablado.  Es inspector de seguridad del sector 7-g de la central nuclear de springfield.  El diablo se aprovecha de él para ridiculizar a los cristianos.  No tiene un concepto bien definido de lo que es dios, y a veces él se cree dios.  Dice blasfemias contra dios.

 Bart =  niño super hiperactivo de 10 años que se pasa maldiciendo todo el tiempo, es un desobediente, un voluntarioso y gritón “niño rebelde”.  Un estudiante que incita a destruir todo, ya que encuentra aburrida la escuela.

 Diamante =  alcalde adúltero.

 Patty y Selma =  hermanas gemelas solteronas, fumadoras empernidas que odian a homero.

 Krusty =  payaso fumador, bebedor y maldiciente que disfruta viendo revistas pornográficas, dando un mal ejemplo a los niños.

La televisión es el baal moderno, la niñera de nuestros niños, maestra de la “moral moderna” del infierno.   Satanás está atacando con todas sus fuerzas la segunda institución creada por dios:  la familia. Tratando de erradicar por completo los valores morales y espirituales establecidos en la palabra de dios y sustituirlos por otros.  La “simpsomanía” está minando nuestros hogares paulatinamente echando a perder a nuestros hijos.  Es una “sátira” a la familia actual, son el prototipo de la “desintegración de la familia americana”.   Aunque esta familia visita la iglesia, disfruta ridiculizando a los cristianos.  Los padres no tienen la suficiente fuerza moral para controlar a sus hijos.  Los hijos manipulan a sus padres.  Se hablan vulgaridades.

 Como padres responsables ante dios debemos estar alertas supervisando todo lo que ven nuestros hijos, ya que sus pequeñas mentes fértiles absorben toda esa inmundicia. (1 corintios 13:11)   dios nos pedirá cuentas sobre la forma en qué hemos guiado a nuestros hijos y sobre el uso que le hemos dado a nuestro tiempo y a nuestro dinero.  (efesios 4:27, mateo 2:16)  ¡despierta del sueño de la indiferencia y abre tus ojos!

Hijos obedeced en el señor a vuestros padres, porque esto es justo.  (efesios 6:1)

Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.  (proverbios 29:17)

El hijo sabio recibe el consejo del padre; mas el burlador no escucha las reprensiones.  (proverbios 13:1)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Visitantes :  contador de visitas